Gabriel Pacheco ilustra a Serra i Fabra

Cuando Edu se levantó aquella mañana, se sentía extraño; muy diferente a los otros días. Fue al baño, se duchó… y cuando se miró en el espejo, se dio cuenta de que su imagen no era la misma. Aquellas antenitas le confirmaron que iba a ser un día complicado.

Anuncios

No comments yet»

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: