Cuando Rodrigo mira al Cid

El alquimista pronuncia palabras misteriosas en lenguas tan antiguas como extrañas. Alza sus brazos al cielo, que se encapota cubierto de negras nubes. Rodrigo asiste acongojado al hechizo. El río le devuelve su rostro asombrado. La corriente desvanece la visión hasta mostrar la plaza de una villa en la que un juglar recita con musicalidad: “Aquí comienza la gesta de mío Cid el de Vivar”.

Así arranca la particular adaptación del Cantar de Mío Cid, en la que las ilustraciones de Felipe López Salán e Irene Fra acompañan el texto de Ángel Domingo, que Bibliotecas de Castilla y León ha distribuido en los colegios de la Comunidad para celebrar el octavo centenario del manuscrito más antiguo que se conserva de este romance, firmado por Per Abat en 1207.

Como siempre, encontrarás más ilustraciones de este trabajo en Pencil.

No comments yet»

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: