Archivo para abril, 2009

Pasear por el universo de Elena Odriozola

Las atmósferas etéreas de Elena Odriozola atraen. Su aire hipnotiza al lector, que sueña con flotar entra las páginas ilustradas como un Aladino bibliófilo. Ante la imposibilidad física de expandir la celulosa hasta colarnos en ella, la artista donostiarra ha dibujado en tres dimensiones para que caminemos entre su obra. En esta ocasión da el salto del papel a la instalación con la colaboración de Juanjo Elola y Javier Malavia.

e3

Una casa a la que le crecen ramas es el elemento principal de la exposición que Elena acaba de inaugurar en el Centro Cultural Koldo Mitxelena (San Sebastián) bajo el título Txoritxoak.  Alrededor de 50 pájaros, de 16 especies con nombres y vidas diferentes, son los protagonistas de esta muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 13 de junio.

El pájaro bobo noruego, el pájaro bufón,ave rapazzzzzz o Pio XIII, son algunos de esos pájaros sobre cuyas historias ha escrito Alejandro Fernández Aldasoro con traducción de Juan Kruz Igerabide al euskera: “Mejor volvemos a los pájaros. Los tenemos en la cabeza, qué bonitos son. Con ese aire de expectación, de candorosa pasividad. Parecen dispuestos a hacer todo lo que les pidas, y a negarse a cualquie cosa que les ordenes. Y no son pájaros gaseoso, de esos que vuelan a lo loco, como si se hubieran pinchado. Son pájaros sólidos en los que se puede confiar. Pájaros líquidos, que quitan la sed”.

El blanco -omnipresente en la sala, el árbol, los bancos, la casa y los columpios- ayuda a respirar la atmósfera de Elena. Y es que, según explica la autora, “me gusta que todo guarde una misma armonía, con el mismo color, conformando una cajita que lo envuelve provocando un efecto muy acogedor”.

e1

La exposición plasma otro de los elementos habituales en parte de su producción, donde brotan ramas y pájaros sin que Elena encuentre explicación consciente. Como acostumbra, en esta ocasión los pájaros tampoco vuelan. “El único que lo hace es uno que está dentro de la casa. Al principio, encargué cien pajaritos pero cuando empecé a montarlo todo pensé que sobraban 99 y que sólo necesitaba el de dentro de la casa. He colocado menos de la mitad porque al final siempre siento que me sobran cosas”, explica.

Sobre las muchas personalidades aladas que reposan en las ramas, que el ornitólogo lector puede observar a través del prismático, Fernández Aldasoro escribe que “al pájaro en mano no le gusta ni el tarot, ni la astrología, ni el karma. No le interesa la religión ni las utopías, ni otros mundos posibles. Le resbala la autoayuda, le molestan los pájaros que no reprimen sus emociones en ningún momento porque han leído en algún sitio que pueden perjudicar su crecimiento personal”.

e2

> txoritxoak | Elena Odriozola | Centro Cultural Koldo Mitxelena | C/ Urdaneta, 9 (San Sebatián)
Del 29 de abril al 13 de junio. 10.30 a 14.00 / 16.00 a 21.00 de martes a sábado

Raquel Aparicio ‘inquieta’ a la exigente Communication Arts

vero

Inquietud. Provocar tal sensación le ha valido a Raquel Aparicio ser seleccionada en el selecto club de ilustradores, entre miles de candidatos de todo el globo, que aparecen en el prestigioso anuario de Communication Arts. Fundada en 1951, la veterana revista es fuente de inspiración para directores de arte, diseñadores gráficos, estudios, agencias de publicidad, editores, ilustradores y fotógrafos de todo el mundo.
 
Desasosiego y una punzada en el estómago del subconsciente es la impresión que causa la ilustración de Aparicio publicada en la revista Madriz acompañando al relato “Aguafuerte de Verónica con siete años”, del escritor Andrés Barba.

El mayor reto del trabajo ha sido, según la artista, “plasmar una historia terrorífica tan opresiva, muy dickensiana, en la que una niña, más bien un ser extraño, asusta a los adultos que la rodean en el Madrid actual”.

Para este trabajo, fiel a su estilo, Aparicio ha combinado tinta e interferencia dorada con un leve toque digital. El efecto, sobrecogedor, nos arroja de bruces al vértigo de Hitchcock.

Brotes de Elena Odriozola

farmer

El Oriente rural a través del prisma de una donostiarra urbanita. Mestizaje único en el libro que Elena Odriozola publica dentro de la colección ‘Historias Asombrosas’ de Grimm Press: ‘Te farmer and his rice paddy’.

Este cuento con moraleja nos habla de los esfuerzos desesperados de un granjero chino para conseguir que sus brotes de arroz luzcan más hermosos que los del vecino. Sus tretas y el destino justiciero acabarán arruinando la cosecha y es que, no sólo por estos lares, la envidia es pésima consejera.

Para evitar malos pensamientos hacia los privilegiados lectores taiwaneses, adelantamos alguna de las ilustraciones de Elena en nuestra web.

farmer41

Tanco para ‘tocar’ con los ojos en Saarbrücken

img_schloss

El pirata de Espronceda y otros originales de Miguel Tanco desembarcan en el Salón Europeo del Libro Infantil y Juvenil de Saarbrücken (Europäische Kinder- und Jugendbuchmesse ), a partir del 24 de abril, en la exposición ‘Mucha filosofía’.

Este certamen, cuyo país invitado en esta edición es República Checa, ofrece la oportunidad de saltarnos el paso por la imprenta y apreciar directamente las texturas de las ilustraciones de Tanco en tres de sus libros: ‘A toda Vela’   y ‘¿Quien soy yo?’  (Edelvives)  así como ‘200 amigos para una sola vaca’ (Arka-Laberinto).

Comparte cartel con Wolf Erlbruch, Emilio Urberuaga, Verena Ballhaus, Soeren Jessen, Beate Mizdalski,  Manuela Olten, Peter Schössow y Olivier Tallec.

A la sombra de las almenas del castillo de Saarbrücken, más de 40 ilustradores y escritores de diez países abordarán temas tan filosóficos y comunes a la naturaleza humana como el miedo, la alegría, la ira y la amistad en un sinfín de actividades dirigidas a familias, educadores, escolares y amantes de la literatura.
pirata

La ética del bibliotecario según Violeta

portada_

Violeta Lópiz ilustra de manera divertida el tema central del número de marzo y abril de Educación y Biblioteca: la ética del bibliotecario. En la revista, además, el lector inquieto topará con los nuevos espacios para la viñeta en la LIJ o los libros que no se comen pero alimentan igualmente.