Pasear por el universo de Elena Odriozola

Las atmósferas etéreas de Elena Odriozola atraen. Su aire hipnotiza al lector, que sueña con flotar entra las páginas ilustradas como un Aladino bibliófilo. Ante la imposibilidad física de expandir la celulosa hasta colarnos en ella, la artista donostiarra ha dibujado en tres dimensiones para que caminemos entre su obra. En esta ocasión da el salto del papel a la instalación con la colaboración de Juanjo Elola y Javier Malavia.

e3

Una casa a la que le crecen ramas es el elemento principal de la exposición que Elena acaba de inaugurar en el Centro Cultural Koldo Mitxelena (San Sebastián) bajo el título Txoritxoak.  Alrededor de 50 pájaros, de 16 especies con nombres y vidas diferentes, son los protagonistas de esta muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 13 de junio.

El pájaro bobo noruego, el pájaro bufón,ave rapazzzzzz o Pio XIII, son algunos de esos pájaros sobre cuyas historias ha escrito Alejandro Fernández Aldasoro con traducción de Juan Kruz Igerabide al euskera: “Mejor volvemos a los pájaros. Los tenemos en la cabeza, qué bonitos son. Con ese aire de expectación, de candorosa pasividad. Parecen dispuestos a hacer todo lo que les pidas, y a negarse a cualquie cosa que les ordenes. Y no son pájaros gaseoso, de esos que vuelan a lo loco, como si se hubieran pinchado. Son pájaros sólidos en los que se puede confiar. Pájaros líquidos, que quitan la sed”.

El blanco -omnipresente en la sala, el árbol, los bancos, la casa y los columpios- ayuda a respirar la atmósfera de Elena. Y es que, según explica la autora, “me gusta que todo guarde una misma armonía, con el mismo color, conformando una cajita que lo envuelve provocando un efecto muy acogedor”.

e1

La exposición plasma otro de los elementos habituales en parte de su producción, donde brotan ramas y pájaros sin que Elena encuentre explicación consciente. Como acostumbra, en esta ocasión los pájaros tampoco vuelan. “El único que lo hace es uno que está dentro de la casa. Al principio, encargué cien pajaritos pero cuando empecé a montarlo todo pensé que sobraban 99 y que sólo necesitaba el de dentro de la casa. He colocado menos de la mitad porque al final siempre siento que me sobran cosas”, explica.

Sobre las muchas personalidades aladas que reposan en las ramas, que el ornitólogo lector puede observar a través del prismático, Fernández Aldasoro escribe que “al pájaro en mano no le gusta ni el tarot, ni la astrología, ni el karma. No le interesa la religión ni las utopías, ni otros mundos posibles. Le resbala la autoayuda, le molestan los pájaros que no reprimen sus emociones en ningún momento porque han leído en algún sitio que pueden perjudicar su crecimiento personal”.

e2

> txoritxoak | Elena Odriozola | Centro Cultural Koldo Mitxelena | C/ Urdaneta, 9 (San Sebatián)
Del 29 de abril al 13 de junio. 10.30 a 14.00 / 16.00 a 21.00 de martes a sábado

No comments yet»

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: