Archivo para junio 29, 2010

Cuatro amigos eternos

Érase una vez un hombre que tenía un burro. Durante muchos años el animal había llevado la carga al molino pero ahora, viejo y cansado, ya no tenía fuerzas para ese trabajo. Así que el hombre, para ahorrar un poco de dinero, dejó de darle de comer. El burro, que veía muy negro su futuro, decidió escaparse a Bremen para hacerse músico callejero.

Gabriel ilustra ‘Los cuatro amigos’ (Kalandraka), adaptación del relato escrito por los hermanos Grimm. Con su estilo peculiar, nos presenta unos animales humanizados, con brazos y piernas, ataviados y caracterizados. La sencillez de las escenas, la suavidad de los colores y la calidez de las texturas hacen de este libro un clásico actual.