Archivo para Actualidad

Anuska Allepuz presenta ‘La montaña sagrada’

Los mundos ocultos del Parque Natural del Moncayo se nos revelan en ‘La montaña sagrada’, publicado por Red Natural de Aragón, con ilustraciones de Anuska Allepuz y texto de Margarita Barbáchano. Sus autoras, junto al consejero de Medio Ambiente de Aragón, Alfredo Boné, presentan este título el martes 25 de enero en el Aula de Medio Ambiente Urbano ‘La calle indiscreta’ de Zaragoza (Avda. César Augusto, 115-117).

El Moncayo es una de las montañas aragonesas más emblemáticas, que destaca por sus especiales valores naturales, su paisaje de bosques y cumbres. En este cuento, los protagonistas viven una historia fascinante con la que todos hemos soñado alguna vez de niños. Pasar la noche en un bosque cerrado, oír el eco de los truenos avanzar por las laderas, escuchar a los animales silvestres desplazarse sigilosamente sobre la hojarasca, sentir el frío y la lluvia.

Con una sonrisa, nuestros mejores deseos

Gabriel Pacheco y Elena Odriozola ganan los CJ Picture Book Awards

Gabriel Pacheco, por ‘Tres niñas’, proyecto en el que recrea un texto de Antonio Ventura, ha conseguido el Premio de Ilustración de los CJ Picture Book Awards con otros cuatro artistas internacionales. Esta buena noticia se suma a su candidatura al Astrid Lindgren Memorial Award (ALMA).


‘Oda a una estrella’, editado por Libros del Zorro Rojo con ilustraciones de Elena Odriozola y texto de Pablo Neruda, también ha resultado ganador en la categoría de nuevas publicaciones.

¡Enhorabuena!

Iban y Violeta, entre los imprescindibles de El Cultural

Iban Barrenetxea y Violeta Lópiz aparecen entre los “diez nombres de hoy imprescindibles” que han sido seleccionados por los expertos de El Cultural en su especial de literatura infantil. Buen ojo, desde nuestra prespectiva totalmente objetiva.

 

 

 

Portfolio 2.0

“En tu portfolio no incluyas trabajos por el nombre del cliente, sino por su calidad”, recomienda Miguel Tanco. Este ilustrador español, afincado en Milán, ha aportado valiosos consejos en la mesa redonda ‘Una profesión que se vende a sí misma’ junto a Philip Giordano, Premio Internacional de Ilustración Bologna Children’s Book Fair y Fundación SM, y Eliana Pasarán, editora de Fondo de Cultura Económica.

Tanco propone defender el propio estilo “cuando sea necesario. Si no gusta, no gusta pero tampoco es necesario dar la razón en todo al editor” al tiempo que insta a aceptar “la crítica para mejorar gracias a las opiniones de las personas adecuadas (editores, libreros) para tener un buen feedback”.

El autor de una de las antologías más celebradas de Miguel Hernández alerta de aquellos dibujos que “tengas que explicar. Por ejemplo, diciendo que este lo hice en un día o lo tengo que terminar”. Además, sugiere que la obra sea homogénea y defina a su autor.

“No confecciones el portfolio para demostrar las técnicas que sabes hacer, sino con los mejores trabajos y no siempre los publicados son los mejores”, explica.

Eliana Pasarán, desde su perspectiva, anima a conocer “al sello al que escribes para ver si se ajusta verdaderamente a tu proyecto o estilo. Si no publican abecedarios, no les presentes uno”.

Una editorial como FCE recibe decenas de propuestas al día, que no caen en saco roto ya que son analizadas por sus responsables. Siempre buscan algo que les sorprenda. “Los blogs son una excelente fuente de búsqueda de creadores cuando contamos con un texto que ilustrar”, indica Pasarán.

Por eso mismo, Giordano lo ha convertido en su portfolio 2.0. En esta carpeta virtual cuelga sus trabajos, muestra sus exploraciones… Una herramienta sencilla, directa y globalizada de promoción. En este sentido, el joven artista italiano alienta a participar en concursos como catapulta para darse a conocer. Eso sí, todos reconocen que el verdadero esfuerzo debe volcarse día a día ante el papel en blanco.

Jugando con las muñecas de Valeria

Entre carreras, actos y reuniones las muñecas de trapo de Valeria Gallo ofrecen una divertida pausa para jugar con ellas en el stand que El Ilustradero dispone en la FIL de Guadalajara.

FILustra, la casa de los ilustradores


La situación del arte, la profesión y el negocio en la ilustración del siglo XXI, en los días que vivimos y en los que están por llegar, ha centrado las jornadas de debate del I Foro Internacional de Ilustración de la FIL de Guadalajara (FILustra) durante los últimos días.

Cicerón creía que “un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma”. Paseando por la Feria, podemos afirmar que goza de mucha alma. Tanta que no le cabe en el cuerpo. Y ha ampliado la estancia para que los ilustradores disponga de un espacio propio bien iluminado y con vistas.

La directora de la FIL, Nubia Macías, destaca esta apuesta, “en la que veníamos pensando desde hace tiempo hasta que cerramos el proyecto”, con la que “animamos a los ilustradores latinoamericanos a profesionalizar su actividad”. Foros como este colaboran en este propósito con la reflexión sobre la situación del sector, encuentros con creadores de diversos países, el fomento de reuniones con las editoriales, la facilidad para acceder a asesoramiento legal… Todo ello y mucho más forma parte de la oferta de FILustra.

Castilla y León, invitada de honor, ha apoyado esta iniciativa trayendo a ilustradores de la tierra (Javier Zabala, Miguel Ángel Martín y Raúl Allén), cediendo la sala para los talleres, proyectando un vídeo con una selección de ilustradores de la Comunidad con trayectoria editorial… Un respaldo que, según el viceconsejero de Cultura de la Junta de Castilla y León, Alberto Gutiérrez, confían seguir manteniendo en próximas ediciones.


“Este arte cercano –recuerda Sandra López, directora de la agencia Pencil- no solo es presente y futuro, sino que nos acompaña desde que tenemos conciencia. Desde que comenzamos a comunicarnos y desde que sentimos la necesidad de recordar nuestro paso. Así nos lo transmitieron nuestros antepasados en las pinturas rupestres. Bien conscientes eran los iluminadores de los códices miniados que trabajaban con divina paciencia en los scriptoria de los monasterios. Como explica Jacques Fontaine se anticiparon en un milenio a las contracurvas  de Gauguin y Matisse, a los cubistas e inventaron la expresividad realista de Picasso en las Señoritas de Aviñón”.

Y es que, “las ilustraciones no son un mero adorno. Son una obra en sí misma. Vinculada a una narración, pero no su esclava. Un solo volumen recoge así la visión de dos creadores: el escritor y el ilustrador. Quizá también, una tercera, la inestimable aportación del editor”.

Por todo ello, los ilustradores y su obra necesitaban su propia casa: FILustra.