Archivo para álbum ilustrado

Pacheco prolonga su luna de miel con Bolonia

 

La relación de amor entre Gabriel Pacheco y la Feria del Libro Infantil de Bolonia continúa en lo que viene siendo una larga luna de miel. Entre los 2.454 candidatos a la Muestra de Ilustradores de 2011 del certamen más prestigioso del sector, el jurado internacional ha seleccionado a 87 artistas de todos los rincones del globo. El mexicano estará una vez más entre ellos. Ya figuró en esta lista de honor en 2007 y 2008. En la edición siguiente, recibió por Hago de voz un cuerpo’, editado por Fondo de Cultura Económica, la Mención Especial en la categoría New Horizons de los Bologna Ragazzi Award.

En esta ocasión Bolonia expondrá la adaptación del clásico de los hermanos Grimm que firmó para Kalandraka con el título Los cuatro amigos’. Con su estilo peculiar, presenta unos animales humanizados, con brazos y piernas, ataviados y caracterizados. Las láminas destacan por la sencillez de las escenas, la suavidad de los colores y la calidez de las texturas.

Un burro, un perro, un gato y un gallo son los protagonistas de este relato que anima a no decaer pese a las dificultades, porque siempre habrá oportunidades para salir adelante. Partiendo de que nadie es imprescindible,  este cuento destaca que todos somos útiles para desempeñar una función en la vida. También sugiere que la unión hace la fuerza, cuando los animales logran espantar a los malhechores que encuentran en una casa del bosque. ‘Los cuatro amigos’, también conocido como los músicos de Bremen, es el cuento más significativo de esta ciudad, afamada por su carácter liberal, acogedor y abierto. Desde 1953 una estatua junto al ayuntamiento ensalza la figura de este singular cuarteto.

Anuncios

El mejor regalo en forma de reseñas

Claudia Degliuomini y ‘El mejor regalo del mundo’, de Pirueta, están cosechando notables críticas. De muestra, las aparecidas en Qué Leer y Babelia de El País.


 

 

 

Iban Barrenetxea indaga en las claves de ‘Bombástica Naturalis’

El frío y el espumillón invitan al recogimiento en estas fechas tan entrañables. Proponemos buen acomodo y una taza de chocolate caliente para disfrutar del fantástico ‘Bombástica Naturalis’ (A buen paso), creación del afamado filósofo natural Bombastus Dulcimer según los estudios llevados a cabo por el meticuloso Iban Barrenetxea.

La inteligente ironía embarga tanto las ilustraciones como el texto de esta obra a la que Elisa Silió califica, en  El País, de “deliciosa” con “poesía y bellísimas imágenes”. Una recomendación, perder/invertir ingentes dosis de tiempo en recrearse con cada detalle de las escenas, que atesoran innumerables guiños.

Narval construye su sueño

Hasta el 15 de enero de 2011 en la barcelonesa Librería Bertrand (Rambla Catalunya, 37), de 9.30 a 21.30 horas, permanecerá abierta la exposición ‘Construyendo un sueño’ en la que Narval expone bocetos, textos, útiles de trabajo de los creadores y otros materiales que sus autores han empleado para dar forma a sus primeros títulos: ‘La primera palabra de Mara’, de Ángel Domingo y Miguel Tanco; ‘Mani Orejas de Luna’, de Lola Guerrero y Adolfo Serra; ‘La princesa feliz’, de Carlo Fabretti y Patricia Metola, y ‘Batracio Frogger y el misterio de la pirámide’, de Andrei y Jorge Liquete.

“La infancia se compone de imágenes, el dibujo y la palabra son nuestra primera forma de representar el mundo que nos rodea. Retazos de distintas telas, trazos de colores, acuarelas, bocetos, letras, a lápiz y pluma, son recogidos en la fragilidad del papel, y convierten en realidad un sueño en el que el dentro y el fuera se difuminan, se confunden… Los tesoros aquí expuestos necesitaban ser descubiertos, que les diera el aire de la mirada, a fin de invitar a todos, niños y no tan niños, a creer y mantener vivos los sueños; a no abandonar nunca ese arte poético involuntario”, explica Eva Metola, su directora.

La primera palabra de Mara

Hay quien piensa que nuestra primera palabra revela qué haremos en la vida. Puede definir si seremos médicos, electricistas, pintores o pilotos de carreras. Ningún bebé filósofo ha desvelado los misterios del mundo durante la siesta en la guardería. Es más, suelen nacer sin una clara vocación.

Cuando Mara comienza a balbucear, la familia paterna le anima a decir “papá”. Los parientes maternos no les quitan ojo y responden “mamá”, pero ninguno cuenta con lo que su hermano mayor le susurra al oído cada noche. Cuando empiece a hablar, les dejará a todos con la boca abierta.

‘La primera palabra de Mara’, de Ángel Domingo (texto) y Miguel Tanco (ilustraciones), forma parte de los primeros títulos de la nueva editorial Narval. Una historia que combina la ternura con una sorpresa final algo gamberra.

¿Te gustaría saber cuál es la primera palabra de Mara?

Mara en Vogue

Vogue Niños recoge el nacimiento de Narval Editores, entre cuyos primeros títulos figura ‘La primera palabra de Mara’, ilustrado por Miguel Tanco.