Archivo para canarias

Buenas noticias desde Canarias (y 2)

Otros vientos protagonizan la historia de Adanya del sur, de Javier Sobrino y Leticia Ruifernández, recientemente incorporada a Pencil, que les ha valido el accésit en este certamen.

El jurado estima “la acomodación entre el texto y la ilustración ya que se complementa al mismo tiempo que cada cual se mueve en su plano. Además destaca positivamente la calidad técnica de las ilustraciones, la frescura, el color y sobre todo, la capacidad de sugerir lo que el lector debe completar con su participación”.

Las acuarelas a doble página muestran, según Leticia, “cómo el viento del sur trae la calidez a las calles frías del norte”. Con sus caricias, Adanya revive experiencias que provienen de África y que yacen en algún lugar de su ser. Para ello, la ilustradora ha usado “tonos cálidos para representar a la niña e imágenes potentes que representan el África de sus sueños”.

Sobre su colaboración con Sobrino, comenta que “desde el primer texto la historia ha cambiado totalmente. Hemos trabajado juntos modificando texto e imágenes para que el resultado fuera un álbum con una historia muy potente, que no se cuenta con las palabras sino hay que ver las imágenes para comprenderla”.

 

Anuncios

Buenas noticias desde Canarias (1)

Los vientos alisios nos traen a la agencia buenas nuevas desde las Islas Afortunadas. Rafa Vivas, junto a la escritora novel Susana Sutherland, ha ganado el III Concurso Internacional Álbum Infantil Ilustrado Biblioteca Insular que conceden el Cabildo de Gran Canaria y Edelvives por El ladrón de sombreros. Asimismo el accésit ha recaído en Adanya del sur, fruto de la colaboración entre Leticia Ruifernández (ilustración) y Javier Sobrino (texto).

De este álbum, el jurado valora “la sencillez y originalidad del texto y la capacidad de contar una historia con pocos elementos”, complementada “en su totalidad con las ilustraciones, que aportan gran variedad de perspectivas; limpieza estética, donde los espacios en blanco también sugieren; destacando de la obra su cuidada composición en el conjunto de las ilustraciones”. Este matrimonio permite, además, “otras lecturas enfocadas al público adulto, lo que enriquece en general la obra”.

Hemos charlado con Rafa y Susana…

Ni mobing ni bulling ni morbo ni un poco de droga… ¿estáis seguros de qué esta historia venderá?
Rafa.-
Tenemos un policía y una chica guapa.
Susana.- Soy una romántica. No me gusta vender. Me gusta llegar al corazón. Y creo que sí, que esta historia llegará al corazón de quien la lea, quizá porque carece de todo eso que dices.

¿Quién sedujo a quién para embarcaros en esta aventura? ¿Existe el flechazo?
R.-
Somos de familias tradicionales en donde el chico invita a salir a la chica, y la cosa funcionó.
S.- Rafa me sedujo a mí. Nos conocimos en un curso de creación de empresas. Él era el profesor y yo la alumna. Me propuso probar a ver si le inspiraba alguno de mis cuentos. Le mandé cinco y se quedó con éste.

Este tipo de proyectos permiten colaborar estrechamente a ilustrador y escritor, ¿cómo ha sido vuestro proceso de trabajo?
R.-
Me gustaría que apareciera esto escrito así: “la colaboración ha sido muy estrecha y hemos disfrutado de una gran sintonía mutua”.
S.- Para mí un reto. Hemos colaborado a distancia, por teléfono y por correo electrónico. Me obligué a escribir un cuento diario hasta que diese con uno que fuese perfecto. Tenía la cabeza llena de historias, pero no es fácil llegar a LA HISTORIA.

Susana, El ladrón de sombreros se convertirá en tu primera obra publicada. ¡Vaya estreno!
S.-
Es la predicción de una bruja. Estaba escrito en algún sueño que publicaría mi primer libro al cumplir los 45 años. Y mira tú por donde, va y se cumple, con el aliciente de hacerlo junto a alguien tan especial como Rafa.

Los premios de álbum ilustrado se multiplican como festivales de cine. Entre nosotros, ¿cuál es la receta de un proyecto ganador?
R.- Creo sinceramente que en los premios más disputados la suerte cobra una importancia decisiva.
S.- La magia, sin duda. Que el texto y el dibujo sean una sola cosa y que traspasen el papel o mejor aun, que hagan que el lector traspase el papel y sea protagonista.

El relato posee un marcado ecologismo tamizado de semifábula, ¿podemos decir que es un cuento con moraleja?
R.- Yo entiendo que sí pero, como a los expertos no les gustan las moralejas, habrá que llamarlo de otra forma, ya me entiendes. Lo llamaremos “mensaje larvado” o algo así.
S.- La palabra moraleja es horrible. Este es un cuento vivo, un guiño a la colaboración, en este caso forzada por un viento justiciero, entre la naturaleza y el hombre.

Ahora recomendadnos un álbum ilustrado que no sea vuestro. Bastante publicidad hemos hecho ya.
R.- Como pez en el agua, de Daniel Nesquens y Riki Blanco, publicado por Thule.
S.- Tomás y la pequeña Hada, de Dominique Demers, ilustrado por Stéphane Poulin. Es tierno, conmovedor y muy hermoso.