Archivo para La primera palabra de Mara

Narval construye su sueño

Hasta el 15 de enero de 2011 en la barcelonesa Librería Bertrand (Rambla Catalunya, 37), de 9.30 a 21.30 horas, permanecerá abierta la exposición ‘Construyendo un sueño’ en la que Narval expone bocetos, textos, útiles de trabajo de los creadores y otros materiales que sus autores han empleado para dar forma a sus primeros títulos: ‘La primera palabra de Mara’, de Ángel Domingo y Miguel Tanco; ‘Mani Orejas de Luna’, de Lola Guerrero y Adolfo Serra; ‘La princesa feliz’, de Carlo Fabretti y Patricia Metola, y ‘Batracio Frogger y el misterio de la pirámide’, de Andrei y Jorge Liquete.

“La infancia se compone de imágenes, el dibujo y la palabra son nuestra primera forma de representar el mundo que nos rodea. Retazos de distintas telas, trazos de colores, acuarelas, bocetos, letras, a lápiz y pluma, son recogidos en la fragilidad del papel, y convierten en realidad un sueño en el que el dentro y el fuera se difuminan, se confunden… Los tesoros aquí expuestos necesitaban ser descubiertos, que les diera el aire de la mirada, a fin de invitar a todos, niños y no tan niños, a creer y mantener vivos los sueños; a no abandonar nunca ese arte poético involuntario”, explica Eva Metola, su directora.

Anuncios

La primera palabra de Mara

Hay quien piensa que nuestra primera palabra revela qué haremos en la vida. Puede definir si seremos médicos, electricistas, pintores o pilotos de carreras. Ningún bebé filósofo ha desvelado los misterios del mundo durante la siesta en la guardería. Es más, suelen nacer sin una clara vocación.

Cuando Mara comienza a balbucear, la familia paterna le anima a decir “papá”. Los parientes maternos no les quitan ojo y responden “mamá”, pero ninguno cuenta con lo que su hermano mayor le susurra al oído cada noche. Cuando empiece a hablar, les dejará a todos con la boca abierta.

‘La primera palabra de Mara’, de Ángel Domingo (texto) y Miguel Tanco (ilustraciones), forma parte de los primeros títulos de la nueva editorial Narval. Una historia que combina la ternura con una sorpresa final algo gamberra.