Archivo para lazarillo

El ‘Ramón’ de Cisneros ve la luz

ramon-copia

“Por el camino viene Ramón. Cada domingo hace el mismo recorrido. Por la mañana temprano aparece en el sendero la mancha naranja de su paraguas. Le gusta imaginar que es un barco con la vela desplegada,
navegando rumbo al parque”.

Libros del Zorro Rojo presentó en primicia ‘Ramón’ en la pasada Feria del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia. Ilustrado y escrito por Jesús Cisneros, este álbum le valió a su autor el Premio Lazarillo de 2007.

Una mañana sin lluvia, Ramón sale a pasear con su paraguas abierto. Todo lo que encuentra en su camino tiene una delicada magia: la gente, el bosque, el otoño y, finalmente, la lluvia. Un libro donde la narracción y las ilustraciones elaboran una serena y profunda poesía.

ramon5

 

ramon7

> Ramón | Jesús Cisneros | Libros del Zorro Rojo, 2009
Cartoné. 21 x 28 cm. 28 pp.

Lazarillo, una guía por el universo de Violeta Lópiz

lazarillo

“Dicen que las violetas anuncian el verano y a las violetas salvajes se les llaman pensamientos. Pensamientos son los que transmiten las ilustraciones de Violeta. No resulta difícil reparar en la delicadeza estilística de sus trabajos ni en la sensible levedad de sus creaciones. Pero tras sus pistilos, pétalos y sépalos, hay una clorofila intelectual que hace de la luz oxígeno. Violeta sabe leer y tiene mirada de lobo. Viol(et)a tiene tristeza, calidez y resonancia. Violeta sabe transformar(se) y tiene suspicacia olímpica. Violeta sabe de ambigüedades y ni los editores ni los maestros se han dado cuenta de ello. Violeta no tiene matero, tiene espíritu merodeador y deja rastro”.

Son palabras de Gustavo Puerta Leisse, crítico literario, en el último número (20) de la revista Lazarillo, publicada por Amigos del Libro Infantil y Juvenil, dedicado al trabajo de Violeta Lópiz.

v11

Aparte de la portada, las páginas interiores muestran un sinfín de ilustraciones (algunas inéditas) de esta creadora ibicenca, a caballo entre Madrid y Berlín, así como una entrevista tan surrealista como divertida que nos acerca a su personal universo cotidiano en el que “me acompaña una suerte de  mosquita de la fruta con traje de cuadros y sombrero a veces de señor inglés y otras de lana roja. Parece como si dentro de mi cerebro empezara a fermentar algo, y ella, la Drosófila Melanogaster  trajeada, empieza a planear alrededor mío”.

v22