Archivos para lij

Pacheco prolonga su luna de miel con Bolonia

 

La relación de amor entre Gabriel Pacheco y la Feria del Libro Infantil de Bolonia continúa en lo que viene siendo una larga luna de miel. Entre los 2.454 candidatos a la Muestra de Ilustradores de 2011 del certamen más prestigioso del sector, el jurado internacional ha seleccionado a 87 artistas de todos los rincones del globo. El mexicano estará una vez más entre ellos. Ya figuró en esta lista de honor en 2007 y 2008. En la edición siguiente, recibió por Hago de voz un cuerpo’, editado por Fondo de Cultura Económica, la Mención Especial en la categoría New Horizons de los Bologna Ragazzi Award.

En esta ocasión Bolonia expondrá la adaptación del clásico de los hermanos Grimm que firmó para Kalandraka con el título Los cuatro amigos’. Con su estilo peculiar, presenta unos animales humanizados, con brazos y piernas, ataviados y caracterizados. Las láminas destacan por la sencillez de las escenas, la suavidad de los colores y la calidez de las texturas.

Un burro, un perro, un gato y un gallo son los protagonistas de este relato que anima a no decaer pese a las dificultades, porque siempre habrá oportunidades para salir adelante. Partiendo de que nadie es imprescindible,  este cuento destaca que todos somos útiles para desempeñar una función en la vida. También sugiere que la unión hace la fuerza, cuando los animales logran espantar a los malhechores que encuentran en una casa del bosque. ‘Los cuatro amigos’, también conocido como los músicos de Bremen, es el cuento más significativo de esta ciudad, afamada por su carácter liberal, acogedor y abierto. Desde 1953 una estatua junto al ayuntamiento ensalza la figura de este singular cuarteto.

El mejor regalo de Claudia

El padrino de Anita tiene la costumbre de enviarle, por su cumpleaños, regalos desde países exóticos en paquetes de color esmeralda con miles de estrellas dibujadas. Claudia Degliuomini ilustra con su delicadeza habitual ‘El mejor regalo del mundo’ (Pirueta Editorial), con texto de Ricard Ruiz Garzón.

Los libros son siempre diferentes y hablan de mundos increíbles. Este año, sin embargo, el padrino de Anita va a cambiar un poco su regalo. En vez de libros, habrá juegos, viajes, sorpresas y un secreto muy especial. El mismo que aguarda a cualquiera que lea este cuento. El mismo que esperan los niños que sueñan con… el mejor regalo del mundo.

 

Iban Barrenetxea indaga en las claves de ‘Bombástica Naturalis’

El frío y el espumillón invitan al recogimiento en estas fechas tan entrañables. Proponemos buen acomodo y una taza de chocolate caliente para disfrutar del fantástico ‘Bombástica Naturalis’ (A buen paso), creación del afamado filósofo natural Bombastus Dulcimer según los estudios llevados a cabo por el meticuloso Iban Barrenetxea.

La inteligente ironía embarga tanto las ilustraciones como el texto de esta obra a la que Elisa Silió califica, en  El País, de “deliciosa” con “poesía y bellísimas imágenes”. Una recomendación, perder/invertir ingentes dosis de tiempo en recrearse con cada detalle de las escenas, que atesoran innumerables guiños.

Narval construye su sueño

Hasta el 15 de enero de 2011 en la barcelonesa Librería Bertrand (Rambla Catalunya, 37), de 9.30 a 21.30 horas, permanecerá abierta la exposición ‘Construyendo un sueño’ en la que Narval expone bocetos, textos, útiles de trabajo de los creadores y otros materiales que sus autores han empleado para dar forma a sus primeros títulos: ‘La primera palabra de Mara’, de Ángel Domingo y Miguel Tanco; ‘Mani Orejas de Luna’, de Lola Guerrero y Adolfo Serra; ‘La princesa feliz’, de Carlo Fabretti y Patricia Metola, y ‘Batracio Frogger y el misterio de la pirámide’, de Andrei y Jorge Liquete.

“La infancia se compone de imágenes, el dibujo y la palabra son nuestra primera forma de representar el mundo que nos rodea. Retazos de distintas telas, trazos de colores, acuarelas, bocetos, letras, a lápiz y pluma, son recogidos en la fragilidad del papel, y convierten en realidad un sueño en el que el dentro y el fuera se difuminan, se confunden… Los tesoros aquí expuestos necesitaban ser descubiertos, que les diera el aire de la mirada, a fin de invitar a todos, niños y no tan niños, a creer y mantener vivos los sueños; a no abandonar nunca ese arte poético involuntario”, explica Eva Metola, su directora.

Las divertidas aventuras del caballero Godofredo

Godfredo no es un caballero como los demás. Es más bien bajito, enclenque y no muy valiente. Pero, como todos los caballeros, está enamorado hasta los huesos de su dama: la hermosa Bernardeta. Para conquistarla, Godofredo quiere hacerle el mejor de los regalos. Así que, a lomos de su pollino, emprende el camino en busca de la felicidad. ¿Logrará encontrarla y ofrecérsela a su amada? ¿Cautivará con su presente a la dulce Bernardeta?

Jacobo Muñiz y Carmen Gil han creado en ‘Las divertidas aventuras del caballero Godofredo’, publicado por Versos y Trazos, una obra en la que ver y entender  que las cosas más sencillas pueden ser las más importantes, que a veces para encontrar la felicidad, la que busca nuestro personaje Godofredo, solo hay que escuchar o tender una mano al prójimo.

Pacheco sueña a Kahlo

‘Frida Kahlo (una historia posible)’, de Anaya, conjuga tres universos excepcionales: el de la pintora de Coyoacán y los de sus dos compatriotas, las palabras de María Baranda y las ilustraciones de Gabriel Pacheco.

Esta es la historia de algo que pudo haber sido o que sucedió de distinta manera. En las historias posibles hay personajes verdaderos y otros que no lo son. Frida Kahlo sí existió. Ya desde pequeña miraba el mundo y quería representarlo, pintarlo, dejar constancia de su visión. Su vida estaba enfocada a ver, a descubrir con los ojos las cosas pequeñas, aquello que pasa inadvertido. Frida y su padre intentaban nombrar todo como si fuera la primera vez: tierra, carbón, piedra, cielo, agua, pájaro…

Aventurarse por sus páginas es traspasar la frontera de una nueva realidad tan fantástica como la de la protagonista o sus creadores. A continuación transcribimos la semblanza que Pacheco nos regala en la solapa de esta evocadora obra.

Una muestra de aquello con lo que toparemos:

Vive cerca de un río que parece el mar, en donde seguramente comienza el mundo, aunque también podría ser donde termina. Allí los barcos lloran dulcemente al entrar por la ciudad y los árboles son ancianos desde que nacen. Eso dice. Vive allí desde hace miles de años, aunque en realidad son solo tres. Sobre su mesa de madera sueña con volar. Así pasa los días y se hace viejo junto a un rinoceronte que se llama Leopoldo. Por las tardes se queda mirando las azoteas vacías de la ciudad y asegura que ahí, en esa ventana, nacen todas las nubes del mundo. Eso cree ver, igual solo lo imagina, aunque creo que ese es su oficio.

Para él la idea del ser humano es como la de un náufrago eterno, como el pájaro del que habla Lorca: un sueño que navega en una botella en alta mar. Jamás sabremos si llegará a alguna playa, pero soñamos con ello.

Jokin Mitxelena recoge el Premio Euskadi

Estupenda pajarita lució Jokin Mitxelena en la entrega de los Premios Literarios Euskadi 2010 en el Kursaal de San Sebastián. Desde Alemania viajó a su tierra natal para recoger un merecido galardón por su libro ‘Ipuin Kontalariaren Lapikoa’ (La chocolatera del cuentacuentos), con texto de Pello Añorga y publicado por Aizkorri-Everest en 2009. Su relación creativa con este escritor es fructífera ya que reciberon, en 2007, el Premio Etxepare por ‘El Gran Guerrero’.

Jokin habría preferido expresarse con imágenes, confesó. “Hubiera dibujado un tipo feliz, agradecido, que no sabe a dónde mirar, con sonrisa y aspecto de asombrado.
Le pondría unos ojos así de grandes… Con aspecto de asombrado, quizá porque le ha impresionado el momento o ¿se le haya olvidado algo? Alrededor de éste dibujaría un gran grupo de figuras. Unos serían altos. Otros, bajos. Unos… En fin, de muchas formas. En estos me recrearía con fruición en sus ropas. Las haría de todas las formas y colores, elegantes y atrevidas ¡con estampados de flores, frutas y verduras, colibríes y truchas!”

El escritor vizcaíno José Fernández de la Sota y el oñatiarra Fermin Etxegoien en las modalidades de novela en castellano y euskera respectivamente; el ordiziarra Patxi Zubizarreta en literatura infantil y juvenil en euskera; el ormaiztegitarra Jesús Mari Mendizabal en traducción literaria; el zegamarra Joxe Azurmendi en ensayo en euskera y el navarro Miguel Sánchez Ostiz en castellano completaron el palmarés.

Enhorabuena a todos los premiados y, especialmente, el mayor de nuestros cariños a Jokin.